A NO CONFUNDIR LOS SÍNTOMAS ENTRE CUADROS RESPIRATORIOS Y COVID.

Constantes quemazones contaminan el aire y esto puede generar reacciones alérgicas. Muchas llamadas recibidas son de personas que presentan dificultad para respirar.

“Cuando la calidad de aire supera el límite de emisión de material particulado, como sucedió el año pasado con el incendio de Amazonas y el Chaco, empieza a generar síntomas respiratorios como rinitis alérgica o crisis asmáticas. Esta situación, sumada a la psicosis por coronavirus, genera una confusión porque ya las personas no van a distinguir si realmente están teniendo un cuadro infeccioso o es por humareda el malestar, y para más, la recomendación es que no acudan a los hospitales si no son casos urgentes”, señaló el doctor José Fusillo, presidente de la Sociedad Paraguaya de Neumología.

Hasta que no se registren lluvias, estas partículas contaminantes seguirán en la atmósfera, advirtió. Por esta situación consideró la necesidad de que autoridades ambientales tomen medidas, ya que estas quemas son generadas por personas y no por fenómenos naturales.

Estos mismos síntomas –advierte– también se dan con el coronavirus, por eso es que puede haber mucha confusión. “Creo que la mayoría de los casos de consultas por sospechas de Covid-19, en realidad lo que tienen es rinitis o cuadros alérgicos relacionados a la mala calidad de aire”, refirió.

En el país la población de pacientes asmáticos es considerable. Dos de cada 10 niños, y uno o dos de cada 10 adultos. Muchas de las llamadas telefónicas recibidas son porque tienen problemas en la respiración, presentan chillido de pecho y aumento de tos, según Fusillo.