ABUELA SE CANSÓ DE ESTAR ENCERRADA Y CERCÓ SU VEREDA.

El aislamiento social obligatorio por la pandemia de Covid-19 para muchos es un calvario y tratan de adaptarlo a su manera para sufrir lo menos posible el encierro y la soledad.

Esa fue la intención de una anciana uruguaya que, cansada de estar encerrada en su casa, decidió improvisar un cerco en la vereda y salir a tomar mates al sol. Las rejas de sus ventanas, una cinta «peligro» y dos bidones de agua le fueron suficiente para delimitar su espacio personal y sentarse en una reposera a tomarse unos mates.

La curiosa imagen fue compartida por un periodista de Uruguay y rápidamente se viralizó causando mensajes de comprensión y apoyo por algunos usuarios y de crítica e indignación por otros.

Fuente: MDZ Online