CÁRCELES EN TIEMPO DE CORONAVIRUS.

La circulación del COVID-19 llegó a nuestro país y consigo lodró desestabilizar todas las estructuras de las naciones y nuestro país no está ajeno a ello.

El coronavirus vino a destartalar las estructuras de las naciones y sus efectos seguirán sacudiendo a los países. Las poblaciones se han mostrado vulnerables ante esta pandemia. Mientras el pedido de expertos, científicos y médicos es evitar la aglomeración de personas para que no haya un contagio masivo, las cárceles superpobladas aparecen como un grave problema, justamente porque es un lugar donde la propagación del virus se puede dar con más rapidez.

Ni bien se dio a conocer el primer caso de coronavirus en Paraguay, el 7 de marzo pasado, el Ministerio de Justicia determinó el aislamiento completo de las 18 penitenciarías habilitadas en Paraguay. Actualmente son 15.850 personas que están privadas de su libertad en estas cárceles, según datos del Ministerio de Justicia.

Tacumbú, la principal penitenciaría del país, tiene unos 4.000 internos que sobrepasa en un 265% su capacidad real (que llega a 1.500 internos) según estudios realizados por el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP). De hecho, las autoridades nacionales reconocen que el penal está al límite. Por eso es que los controles para que la gente ingrese aquí es extremo y estricto.

Por las mañanas, la docena de funcionarios de seguridad y administrativos que ingresan al penal lo deben hacer por la Unidad Penitenciaria Industrial la Esperanza (UPIE), que está pegado a la cárcel de Tacumbú. Allí, un equipo sanitario está desde muy temprano para fumigar a los trabajadores, para evitar que el virus pueda ingresar por algún elemento. Se fumiga los vehículos y a cada funcionario, casi como un baño pero con ropa.

El control se hace con todos, sin excepción. Los funcionarios están obligados también al uso de tapabocas y se insiste en forma constante con la limpieza de las manos. A las personas que trabajan como proveedores, los que ingresan verdura, carne, etc., también pasan por el mismo procedimiento.