JUBILADA LLAMO A LA POLICIA Y LOS AGENTES QUE ACUDIERON, LE PREPARARON LA CENA.

«Tengo hambre y estoy sola» los oficiales italianos fueron más allá de sus deberes con un gran gesto de humanidad para ayudar a una mujer de 87 años.

Una jubilada de 87 años que estaba sola, postrada en cama con un brazo dolorido y demasiado cansada para preparar algo para cenar pidió ayuda a la policía, que envió a dos agentes que además se improvisaron cocineros y le prepararon una cena.

El particular episodio ocurrió en Italia.

Con su hijo viviendo en otra ciudad, la mujer se encontró sola en casa y postrada en la cama debido a su enfermedad. Mientras su desesperación aumentaba, tuvo la idea de llamar a la policía. «Ayúdenme, estoy sola, tengo hambre y no puedo cocinar»dijo la mujer.

La policía envió de inmediato una patrulla y Antonio y Giuseppe, los agentes que intervinieron, tocaron el timbre de la casa de la mujer sin obtener respuesta hasta que lograron que un vecino la abriera. La puerta principal del apartamento estaba entreabierta: una vez dentro, después de ayudar a la anciana, los dos agentes se dirigieron a la cocina para preparar la cena: ravioles con salsa de tomate.

Antes de que se retiren los agentes, la mujer con lágrima en los ojos agradeció a ambos por la predisposición y por la comida.