ORGANIZADORES DE EVENTOS Y TURISMOS LOS MÁS GOLPEADOS.

La facturación cero, la falta de acceso al crédito, la imposibilidad de seguir sosteniendo alquileres y el cese a los colaboradores afectan a estos sectores. Ante esto, muchos cerraron sus empresas.

La cuarentena se está extendiendo demasiado para muchos sectores económicos, que desde el día uno vieron como todas las actividades previstas quedaron absolutamente paralizadas ante el pedido oficial de evitar la aglomeración de personas y la circulación tanto dentro como fuera del territorio nacional.

Es así que hoy los rubros de eventos y turismo son los más golpeados por la crisis financiera que les significó tener que suspender toda la agenda prevista y quienes más claman por un salvavidas financiero que les permita reinventarse y seguir adelante tras la cuarentena. Se quejaron que algunas autoridades, como los directores del BNF, IPS o la ministra del Trabajo tienen muy lindos discursos para la prensa, pero que en la realidad les está costando mucho poder acceder a créditos para subsistir.

La Aseppe cuenta con 1.420 mipymes asociadas, de las cuales entre 70 y 120 solicitaron la suspensión de sus actividades laborales por tres meses, con la esperanza de que IPS abonara los salarios a sus colaboradores, pero no resultó, pues la previsional solo pagará el 50%, por una vez y en dos cuotas.

Aceppy cuenta con 1.420 miniempresas asociadas, que cuentan con 10.000 trabajadores formales afectados y unas 60.000 personas paradas indirectamente.