Una más de Trump.

El Gobierno de EE. UU. anunció el cierre de un programa de ‘admisión condicional’ para niños y adolescentes de los países centroamericanos como El Salvador, Honduras y Guatemala que buscaban refugio en el país norteamericano y que en su momento favoreció a más de 3.000 menores, según lo informó la Embajada del país estadounidense.

«Por disposición del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, desde este día queda cerrado el programa de admisión condicional del Programa de Procesamiento de Refugiados para Menores Centroamericano (CAM, por sus siglas en inglés)», afirma el comunicado que fue emitido por la embajada.

El cierre de dicho programa se produce luego de que el presidente Donald Trump emitiera una orden ejecutiva el pasado 25 de enero, por lo que desde febrero del presente año las admisiones condicionales dejaron de ser procesadas.

Mediante el programa CAM los menores de edad que tuvieran familiares con estatus legal en EE. UU. y que eran rechazados para ingresar como refugiados «eran considerados automáticamente para un permiso de admisión condicional para un tiempo no mayor a 2 años».

El programa fue creado como una alternativa humanitaria y “durante tres años ha servido para ofrecer una vía de migración segura a 3.030 jóvenes del Triángulo Norte centroamericano», de los que 2.447 fueron salvadoreños, añadió el comunicado, según lo reseña la agencia EFE.

Las cifras oficiales aseguran que en el año 2016 cerca de 100 mil niños salieron de países de Centroamérica por la extrema violencia y pobreza. El viaje era emprendido hasta el país estadounidense, donde la mayoría de los menores hacían el viaje solos pese a que estaban expuestos a todo tipo de inseguridades.