UNIFORMADO BALEADO.

El suboficial inspector, Marino Ruíz se encontraba en su horario laboral, realizando control de vehículos en la ciudad de Capitán Bado, departamento de Amambay, cuando se acercó a un rodado y divisó que el conductor se encontraba bajo los efectos del alcohol por lo que giró para pedir apoyo a sus compañeros.

En ese momento fue cruelmente baleado, alcanzando un total de cinco disparos de arma de fuego, en su mayoría por la espalda. 

El conductor se dió a la fuga de inmediato y fue identificado como Osmar Rigoberto Palacios, hijo del concejal de Capitán Bado, Héctor Palacios.

Los uniformados llegaron hasta su residencia, donde su padre los recibió y respondió que ya no se encontraba en el lugar, por lo que creen que cruzó al lado brasileño.

Tiempo atrás, Palacios ya fue investigado por un homicidio, pero la causa fue desestimada por no encontrar elementos suficientes en su contra.

El agente policial herido fue trasladado hasta el Hospital Regional de Santa Rosa del Aguaray, San Pedro, y luego fue derivado hasta Asunción para una mejor atención.